OPTIMIZAR EL TRABAJO EN ROMOTO Y PRESENCIAL, LA COLABORACIÓN HIBRIDA

El futuro del espacio de trabajo, así como el de la colaboración, es híbrido. El 68% de las organizaciones globales se están planteando experimentar con el trabajo híbrido, ofreciendo a los trabajadores trabajar de manera parcial desde la oficina, sus casas o un tercer espacio en distintos porcentajes. Incluso las empresas cuyo trabajo se lleve a cabo principalmente desde la oficina tendrán que hacer frente al trabajo híbrido (algunos socios, proveedores y clientes querrán conectarse de manera remota), lo cual significa que las personas van a colaborar cada vez más con una combinación de compañeros remotos y presenciales.

Hay que prepararse para realizar ajustes. A medida que las personas vayan probando el espacio de trabajo híbrido tendrán que ir adaptando la forma de trabajar y también el entorno, el proceso y los protocolos. Un espacio de trabajo diseñado para evolucionar y adaptarse según vayan cambiando las necesidades de las personas ayudará a las organizaciones a prepararse para competir y crecer en el futuro.

 

 

La colaboración híbrida es compleja

Las reuniones con participantes presenciales y en remoto suelen ser a menudo caóticas. El trabajo híbrido supondrá que alguien estará trabajando fuera de la oficina, y sin los medios adecuados es posible que se sienta frustrado e incapaz de participar de la misma forma que las personas reunidas presencialmente. Esto se complica especialmente si el enfoque de la reunión es para fomentar la creatividad y la innovación, como una lluvia de ideas. La acelerada transición hacia el teletrabajo ha provocado situaciones en las que se utilizan pizarras digitales analógicas y otros productos que son difíciles de utilizar para las personas que están en remoto.

 

 

«Ahora todos los espacios son espacios de vídeo. Las personas pasan tanto tiempo ajustando el ángulo de sus cámaras y tratando de gestionar el contenido que se pierden las conexiones humanas, y debemos facilitarles las cosas», afirma Jessie Storey, directora de diseño de Steelcase que lleva 15 años trabajando en la mejora de la experiencia híbrida. «Los problemas a los que las personas se enfrentaban antes de la pandemia no harán más que aumentar, y las mascarillas y la distancia no van a ayudar», señala Storey. Las personas lidiarán con:

Entornos desiguales: cuando los compañeros remotos no pueden ver u oír, tienen que esforzarse aún más para poder participar. La principal causa es la mala integración del espacio físico y las herramientas digitales.

Conexiones complejas: dificultad para interpretar el lenguaje corporal, establecer contacto visual y sentir el estado de ánimo del grupo a través del vídeo.

Dificultad para captar la atención: es complicado compartir contenido de manera que se logre captar la atención tanto de los participantes remotos como de los presenciales. ¿Pueden los compañeros remotos ver si alguien utiliza la pizarra?

Obstáculos a la innovación: generar nuevas ideas es el tipo de colaboración más difícil. Estar activo puede ayudar a las personas a ser más participativas y creativas; algo difícil de lograr a través del vídeo..

 

Una experiencia de trabajo adaptada

Para crear la mejor experiencia posible de trabajo híbrido, las organizaciones ofrecerán una gama de espacios y soluciones tecnológicas que admitan fácilmente distintos tipos de colaboración, sesiones creativas programadas, reuniones cara a cara improvisadas y un largo etcétera. «Debemos centrarnos en combinar lo digital y lo físico», apunta Storey. «No basta con llevar el espacio a las personas que se encuentren fuera de éste, debemos ofrecer una presencia virtual mejorada a aquellos que se encuentren en la oficina a través del diseño de elementos clave como las cámaras, la acústica, el contenido y la iluminación».

 

 

Tres conceptos clave para mejorar la colaboración híbrida

La solución al problema consiste en integrar el espacio físico y la tecnología teniendo en cuenta la equidad, la participación y la facilidad.

EQUIDAD: Lograr equidad e inclusión independientemente de la ubicación.

COMPROMISO:  Diseñar experiencias a través de toda una gama de entornos humanos y atractivos que ofrezcan sensación de pertenencia y participación.

FACILIDAD: Diseñar una variedad de experiencias virtuales y físicas intuitivas que sean fáciles de explorar.

 

BIBLIOGRAFIA: Steelcase