Cinco errores sobre los espacios híbridos que debemos evitar

La mitad de las personas afirman que prefieren trabajar desde casa, – pasando a menudo varias horas encorvadas sobre mesas diseñadas para comer o en sofás destinados a relajarse –, a trabajar en una oficina que debería estar diseñada para ayudar a las personas a trabajar mejor. ¿Qué es lo que falla aquí?

Por otro lado, los datos revelan que cuanto más tiempo pasan las personas separadas, menos confianza existe entre ellas, y esto es así tanto entre directivos y trabajadores como entre los propios compañeros. Cuando no hay confianza peligran la innovación, la productividad y la retención. Los empresarios saben que necesitan unir a la gente. Según una investigación reciente de Steelcase un 87% de las personas pasarán al menos “algún tiempo” en la oficina.

A todo esto hay que añadir una crisis de talento sin precedentes. Forbes afirma que los líderes empresariales están haciendo todo lo posible para retener a las personas y atraer nuevos talentos incrementando los salarios, añadiendo beneficios, ofreciendo bonos de retención y aumentando la flexibilidad. Pero la nueva investigación de Steelcase parece indicar que se olvidan de algo aún más importante.

En el otoño de 2021, los investigadores de Steelcase WorkSpace Futures analizaron las respuestas de casi 5000 trabajadores de oficinas de 11 países. Los datos revelaron cinco errores clave que los líderes empresariales podrían estar cometiendo a la hora de conectar el espacio de trabajo con lo que la gente quiere realmente.

ERROR N.º 1: CONSIDERAR EL TALENTO COMO ALGO TRANSACCIONAL

Harvard Business Review afirma que «es de vital importancia que los líderes empresariales trabajen para reconstruir y mantener relaciones de confianza entre todos los trabajadores. Los que no se arriesgan sufren un mayor desgaste, una menor productividad y un estancamiento de la innovación». Las personas desean tener un sentido de pertenencia, sentirse valoradas y sentir un equilibrio entre su vida laboral y privada.

Cuando los investigadores de Steelcase compararon factores como los ingresos, los desplazamientos, la antigüedad y la posibilidad de trabajar de manera híbrida, se sorprendieron al descubrir que: el factor más importante para el compromiso, la productividad y la sensación de conexión con la cultura de los trabajadores es el hecho de que a las personas les guste o no trabajar en la oficina.

En lo referente a la retención de talento, solo el grado de antigüedad ocupa un lugar más alto que el hecho de que a las personas les guste trabajar en la oficina.

Las personas a las que les gusta trabajar desde su oficina:

  • son un 33% más participativas
  • están un 30% más conectadas con la cultura
  • son un 9% más productivas
  • tienen un 20% menos de posibilidades de marcharse

 

 

ERROR N.º 2: CAMBIAR LA POLÍTICA, NO EL LUGAR

Al adoptar modelos de trabajo híbridos y ofrecer un mayor número de espacios no asignados, las organizaciones están creando un nuevo grupo de nómadas del espacio de trabajo. Gente sin un hogar real en la oficina. Aunque puedan ahorrar dinero y espacio, los empresarios deben considerar la soledad y el aislamiento que las personas han experimentado durante los últimos dos años. El trabajo híbrido requiere nuevas formas de trabajar y las expectativas de los trabajadores han cambiado, las viejas oficinas no pueden cubrir estas nuevas necesidades.

El espacio de trabajo debe cambiar para albergar los nuevos comportamientos y patrones de trabajo y mejorar la forma de atraer al mejor talento y crear una cultura atractiva. Ofrecer a las personas un destino, como un entorno de equipo, puede brindarles un sentido de pertenencia, y un lugar cómodo y familiar para encontrarse con sus compañeros de equipo y sentirse como en casa

ERROR N.º 3: OLVIDAR LO IMPORTANTE: LAS PERSONAS QUIEREN CONTROL Y PERTENECER A ALGO

Muchos empresarios están pasando a modelos de trabajo híbridos con la buena intención de dar a las personas mayor autonomía y control sobre su vida laboral. Pero las políticas híbridas por sí mismas no serán suficientes para brindar el control y el sentido de pertenencia que la gente busca. Las personas quieren un destino y un lugar de trabajo en el que sentirse como en casa.

ERROR N.º 4: OLVIDAR LA CONCENTRACIÓN

Los nuevos hábitos de trabajo híbrido requieren que las personas pasen más tiempo realizando videollamadas (a solas o con los compañeros de equipo que se encuentren en la oficina). Sin embargo, la colaboración no es la única necesidad de la oficina. Así, mientras algunos se plantean espacios de trabajo «solo para la colaboración», si un empresario pretende atraer a las personas a la oficina debe saber que éstas necesitan poder tener acceso a espacios privados. Sin opciones para la privacidad, el espacio de trabajo no podrá albergar las formas reales de trabajar. Es poco probable que las personas que se desplacen a la oficina se pasen toda la jornada colaborando. También necesitan poder concentrarse en tareas individuales.

ERROR N.º 5: EL PREJUICIO DEL JEFE

Los trabajadores tienen más voz que nunca. Los líderes empresariales deben tener en cuenta cómo satisfacer las necesidades de los trabajadores, especialmente las de aquellos que vuelven a la oficina después de mucho tiempo fuera, y reconocer que es probable que su experiencia no coincida con la de la mayoría de sus trabajadores. Los líderes deben plantearse cambios en el espacio de trabajo para apoyar a un mayor número de trabajadores.