Principio básico del diseño 1: El bienestar físico.

Estar más saludable

Los espacios de trabajo deben dar soporte al movimiento habitual de las personas a lo largo del día y promover las posturas saludables que ayuden a los trabajadores a estar cómodos y con energía.

Principio básico del diseño 2: El bienestar a nivel cognitivo.

Pensar mejor

El espacio de trabajo debe permitir estar concentrado y recargar pilas a sus trabajadores a través de espacios donde las personas, tanto a nivel individual como en equipo, puedan pensar con claridad, concentrarse fácilmente, solucionar problemas y generar nuevas ideas.

Principio básico del diseño 2: El bienestar a nivel emocional.

Sentirse mejor

Las organizaciones deben apoyar la naturaleza social del trabajo creando espacios de trabajo que fomenten el sentido de pertenencia y las conexiones entre las personas y la organización.